Atrás

Seguro de vida con hipoteca. ¿Es obligatorio?

Los seguros de vida con la hipoteca son una de las opciones que con más frecuencia ofrecen los bancos cuando se va a contratar un préstamo. Es normal que dudes antes de firmar, al igual que si tienes obligación de tenerlo o en qué casos no es conveniente contratarlo. En este post vamos a explicar cuáles son sus coberturas, cuánto cuestan y cuándo son verdaderamente obligatorios.

¿Qué coberturas ofrecen los seguros de vida de la hipoteca?

En relación al seguro y la póliza contratada, tendrás la posibilidad de contratar seguros de vida que cubren totalmente la hipoteca en caso de defunción y otros que solo cubrirán una parte de la deuda.

En otros casos, lo más habitual es que los seguros de vida cubran una parte de la hipoteca que corresponde al total inicial, pero no a los intereses que se han ido generando.

Existen otras situaciones en las que se sufre de algún tipo de invalidez, ante estos casos, la aseguradora deberá hacerse cargo de los gastos de la hipoteca, puesto que el titular queda invalidado para continuar haciendo su oficio y crear capital por medio de su trabajo recurrente. No obstante, la incapacidad temporal no queda cubierta por esta clase de pólizas.

Algunas empresas aseguradoras además proponen garantías complementarias, como cobertura para accidentes, en estas condiciones se proporciona una cantidad de dinero extra si el titular muere por causas no naturales. En los seguros de vida con la hipoteca, el beneficiario tiende a ser el propio banco. Por esto, tienes que estudiar bien las condiciones de la póliza para garantizar que se preservan tus intereses.

¿Cuánto cuestan los seguros vinculados con la hipoteca?

Más allá de que el valor de un seguro de vida asociado a una hipoteca puede cambiar bastante según el perfil del titular (edad, trabajo, historial médico, etc) y las reglas de cada empresa aseguradora, se puede deducir que el valor medio de un seguro de vida con hipoteca puede costar entre 250 y 350 euros al año.

Ten en cuenta que los seguros de prima se renuevan cada año y que las empresas de seguros tienen la posibilidad de subir el valor de la póliza. Por esto, según la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones, la empresa aseguradora debe avisarnos con 60 días de antelación sobre esta subida y poseemos derecho a no actualizar e irnos a otra.

¿Cuándo tenemos obligación de contratar un seguro de vida con la hipoteca?

Contratar un seguro de vida con la hipoteca no es obligatorio a raíz de la entrada en vigor de la nueva ley hipotecaria, aunque los bancos aceptan vender estas pólizas como producto adicional. Veámoslos en detalle:

  • Cuando se encuentra vinculado a la hipoteca, sí vas a estar obligado a contratarlo. Aquí los bancos van a tener el deber de aceptar la póliza de otras empresas de seguros, en las situaciones que tengan coberturas semejantes. Actualmente, es complicado hallar entidades que impongan esto por obligación.
  • Si es un producto combinado, no vas a tener obligación de firmar. Pero si contratas el seguro de vida que te ofrece el banco, es posible que te brinden bonificaciones, como bajadas de interés de la hipoteca. Aunque, una vez contratado, si luego decides no renovarlo, perderás la bonificación y te subirá el tipo.

Es importante que recuerdes que los beneficiarios de estas pólizas no son siempre los bancos. Para el titular, firmar un seguro de vida así supone dejar en libertad a los herederos de la carga económica que conlleva hacerse cargo de lo que resta de hipoteca. En estos escenarios, sería la empresa aseguradora la responsable de costear lo que resta de hipoteca.

¿Merece la pena contratar un seguro de vida hipotecario?

Disponer de un seguro de vida que pueda costear la integridad o parte del préstamo hipotecario siempre es aconsejable. Más aún si deseas asegurar a tus herederos y librarlos de la deuda en caso de que fallezcas.

Pero realizando unos cálculos, hay que tomar en cuenta que contratar un seguro de vida con la hipoteca es más inteligente contratarlo a lo largo de la primera mitad del préstamo que en la segunda.

¿Por qué?

Resulta que en España utilizamos el sistema de amortización francés, en el que se abonan intereses más altos a lo largo de los primeros años de hipoteca. Por eso, al contratar un seguro de vida con el banco, se reducirán estos intereses a lo largo de la primera mitad del préstamo, por lo cual el ahorro va a ser más grande.

Una alternativa atrayente sería contratar el seguro de vida con la hipoteca y mantenerlo a lo largo de los primeros años del préstamo, y luego pensar si nos importa o no mantenerlo con el banco, llevarlo a otra aseguradora o, sencillamente, cancelarlo

¿Cómo puedo cancelar el seguro del banco cuando tengo una hipoteca?

Lo primero, es conocer si tienes o no penalización al cancelar el seguro del banco. Hay casos en los que el banco puede penalizar en el diferencial de la hipoteca si se anula el seguro de vida. Pero solo tienen la posibilidad de utilizar esta penalización si hay constancia de ello en las escrituras de la hipoteca.

Suponiendo que tengas una penalización, tienes que hacer algunos cálculos para entender si es productivo o no el cambio. En la mayor parte de casos el ahorro es más grande al importe por la penalización y es aconsejable hacer el cambio.

Seguros de custodia de pagos

En ocasiones, tu banco, además de un seguro de vida relacionado a la hipoteca, quizá te ofrezca bajar el tipo de interés en lugar de contratar un seguro de custodia por medio de su mediación. Estos servicios cubren el pago de las cuotas y proponen cobertura en los estos casos:

  • En periodos de desempleo del asegurado.
  • En situaciones de incapacidad temporal para trabajar.

La empresa de seguros abona las mensualidades en el transcurso de un año. Estos seguros son mucho más caros que los de vida, por lo cual tocará sacar cuentas sobre si resulta favorable y si la rebaja de interés compensa su elevado precio.

Ahora que ya sabes que no es obligatorio contratar un seguro de vida junto a la hipoteca, también puede interesarte saber identificar qué son las cláusulas abusivas en una hipoteca.