Atrás

Rehipotecar la vivienda. Otra forma de obtener financiación

Tener una hipoteca sobre la casa consiste en poner como garantía la vivienda en un préstamo de alto importe, a cambio del compromiso de devolverlo en pagos periódicos. Pero rehipotecar la vivienda puede tener distintos fines además del anteriormente mencionado. En tiempos de incertidumbre económica, como los actuales con el COVID-19, puede ser una solución para sanear cuentas y reunificar deudas. Es una acción frecuente aunar en una cuota pagos que se encuentran distribuidos aunque también se puede solicitar rehipoteca por diversas razones.

¿Qué es una rehipoteca?

Se trata de una operación que permite solicitar una nueva hipoteca sobre la vivienda habitual. Lo mejor es realizarla sobre un bien libre de cargas, pero si todavía quedara parte del préstamo anterior que te sirvió para adquirirla, se cancelaría y se hipotecaría por la totalidad. Es importante contar con la menor deuda posible anterior, pues será la base de la refinanciación sobre la que se van a calcular los importes.

Ventajas de hipotecar la casa de nuevo

La vida está llena de imprevistos y en el terreno económico se presentan escenarios donde debemos tomar decisiones que nos sacan del apuro del momento. Por eso, plantearse conseguir liquidez con la hipoteca de la casa puede ser una alternativa.

  • Los bancos presentan mayor interés en ofrecer financiación si se presenta un inmueble como garantía.
  • Los préstamos con garantía hipotecaria ofrecen mejores condiciones que el resto de productos bancarios o préstamos personales.
  • Conseguir financiación adicional. Si estás pagando todavía la hipoteca anterior, pero quieres un dinero extra para reformar el baño o la cocina.
  • Hipotecar la vivienda puede servir también como aval para conseguir una segunda residencia.

Desventajas de poner la vivienda como garantía.

Pero realizar este tipo de operaciones implica algunos riesgos.

  • Los gastos que implica rehipotecar un inmueble son varios y varían en función de si ya has pagado la hipoteca anterior o no. Si tienes todavía préstamo pendiente, la rehipoteca implica dos acciones:
    • Cancelar la hipoteca actual. Se debe hacer frente a la comisión por amortización anticipada, pagar la escritura de cancelación de notario y pagar la anulación de la carga en el Registro de la Propiedad, con el gasto de gestoría correspondiente.
    • Constituir una nueva. Comisión de apertura y tasación de la vivienda. Todos los costes junto con el Impuesto de AJD serán a cargo del banco gracias a la nueva Ley Hipotecaria.
  • Los bancos estudian cada caso de manera individual y si estás en paro o eres autónomo y tus ingresos han bajado considerablemente, es más difícil que el procedimiento sea aprobado.
  • Si bien es cierto que se trata de una de las vías más rápidas para conseguir financiación, el gran riesgo al que te enfrentas es la posibilidad de que te embarguen la casa. Si no se pagan las cuotas del préstamo de manera puntual, puedes perder la vivienda.
    Si te encuentras en esta situación, puedes conseguir liquidez a través de otras opciones menos arriesgadas que la de rehipotecar la vivienda como alquilarla o pedir un préstamo personal.

Si te encuentras en esta situación, puedes conseguir liquidez a través de otras opciones menos arriesgadas que la de rehipotecar la vivienda como alquilarla o pedir un préstamo personal.