Atrás

Pisos de bancos, ¿chollo o timo?

Los pisos de bancos suelen ser sinónimo de rebajas y descuentos importantes en el mercado inmobiliario. Esto, a simple vista, suena muy bien, especialmente cuando no tenemos mucho dinero para invertir en un piso comercial. Pero si analizamos la oferta de viviendas que tienen las entidades bancarias puede que nos llevemos algún que otro susto.

En este artículo hablaremos de esas propiedades que las instituciones tienen, las ventajas y desventajas y, por supuesto, conocer si son chollos o timos. ¿Nos acompañas?

No confíes en lo que ves a simple vista

El cerebro humano tiende a reaccionar positivamente cuando ve algo con descuento o en rebajas. Los anuncios son como imanes para atraer nuestra atención e intención de comprar. Aun así, hay que supervisar que esas ofertas sean reales o se deban a algunos factores desagradables como el mal estado de la vivienda.

Pros y contras

Dentro de las ventajas que tiene adquirir una vivienda del banco está el precio, sin duda. Si tienes pocos ahorros y pocas posibilidades de invertir, un piso de un banco puede resultar una ganga en ese aspecto.

Otra ventaja es la posibilidad de acceder a hipotecas con la propia entidad financiera hasta del 100 %. Mayores facilidades de pago y plazos son comunes también. Lo normal es que inviertas al menos un 12 % del valor de la casa en gastos de compraventa, como notario, escrituras, impuestos, etc.

Sin embargo, cabe la posibilidad de que esté en mal estado . Por ello, suelen ser viviendas de segunda mano, en la que los antiguos propietarios no le dieron el mantenimiento adecuado.

En caso de tratarse de casas nuevas, una mala construcción o estar mucho tiempo en desuso puede originar fallos estructurales o de servicios, así como un deterioro general.

Además, deberíamos considerar la carga que puede tener a sus espaldas la vivienda, es decir, impagos pendientes, los cuales la entidad bancaria debería asumir. Para conocer eso, simplemente podemos acudir al registro para asegurarnos de que los pagos están al día.

Por último, los descuentos promocionales no suelen ser tales, sino que son producto de una caída del valor de la propiedad en el mercado. Para ello, es importante que tengamos una idea del precio de la casa haciendo una comparativa con otros inmuebles con características similares, además de una idea del valor de la devaluación que podría tener.

No olvides que los bancos quieren quitarse sus propiedades de encima, pero también recuperar lo que se les debe de la hipoteca original. O sea, que los bancos suelen vender los pisos en sus precios reales, aunque puede ser que encuentres alguna oferta suelta.

Consejos para no caer

Si no quieres caer en esta trampa, te aconsejamos comparar el precio de la vivienda con el de otras similares. Hacer lo propio con el estado del inmueble en relación a otros; y por último, buscar en Internet por cuánto se vendía la propiedad hace un tiempo para ver cómo ha evolucionado el precio.

Los pisos de bancos son una opción poco aconsejable, especialmente si tenemos más capacidad de inversión. La propia devaluación puede engañar en el precio. Consulta con especialistas y sal de dudas.