Atrás

Comprar para alquilar es una de las inversiones más habituales

Si te estás planteando adquirir un inmueble, ¿has pensado en la opción de comprar para alquilar? Desde nuestro portal inmobiliario te queremos informar en este artículo de las características de este tipo de inversiones.

Con el comienzo del nuevo año, muchas son las personas que se plantean comprar una vivienda para alquilarla posteriormente. De hecho, esta alternativa es una de las estrategias más longevas de este mercado. Parece que este tipo de inversiones está a la orden del día y que se está convirtiendo en una apuesta de moda.

Ventajas de comprar para alquilar

Muchos son los beneficios relacionados con estas inversiones a largo plazo. A continuación, te explicamos los más importantes:

  • Con los actuales salarios, una gran parte de los trabajadores de nuestro país se decanta por el arrendamiento. Sobre todo, esto se debe a que los jóvenes consideran que alquilar una vivienda sale más asequible que su compra. Además, la mayoría no apuestan por las hipotecas a día de hoy.
  • Normalmente, la fluctuación de los alquileres actúa más rápido que las ventas. Es decir, resulta más fácil alquilar una vivienda debido a que algunas solo tardan días en ser arrendadas.
  • Es una inversión muy segura, ya que recibes cada mes una liquidación fija.
  • Según los últimos estudios del mercado de compra y alquileres de vivienda, ahora es el momento ideal para invertir en inmuebles que puedan ser alquilados posteriormente.

Problemas frecuentes y cómo solucionarlos

Has de saber que alquilar un inmueble no está exento de algunos inconvenientes. Sin embargo, es posible protegernos de cualquier imprevisto si seguimos una serie de recomendaciones:

  • Al comprar una vivienda inviertes mucho dinero. Para obtener beneficios, deberás tener paciencia, ya que se tarda un tiempo en recuperar la inversión realizada.
  • Es posible que el piso no se alquile con demasiada rapidez. Esto ocasionará que no obtengas ingresos con el inmueble y sí debas afrontar los gastos correspondientes al mantenimiento de la vivienda. No has de preocuparte, antes o después encontrarás a alguien interesado en alquilar tu vivienda.
  • Tendrás que comprometer a los nuevos inquilinos a cumplir los requisitos del contrato estipulado para evitar problemas, como, por ejemplo, el impago. Por ello, deberás pactar claramente cada detalle del acuerdo.

Por otro lado, también puedes evaluar la rentabilidad del alquiler para así tener una aproximación sobre los gastos que ocasiona y los beneficios que obtendrás. Este cálculo en porcentajes se realiza multiplicando por 100 el resultado de restar el ingreso anual del alquiler a los costes de mantenimiento (comunidad, agua, luz, etc.). Después, has de dividir la cifra obtenida por el valor total del inmueble (lo que te costó la vivienda). La solución de la operación te dará el rendimiento anual del alquiler de la vivienda.

Como conclusión, te animamos a que inviertas en comprar para alquilar, aunque no olvides que siempre debes contar con la asesoría de expertos. Desde nuestra empresa podemos ayudarte en todo lo que necesites. Por ello, no dudes en ponerte en contacto con nosotros para cualquier duda o sugerencia relacionada con el mundo inmobiliario.