Atrás

¿Cómo ser tasador inmobiliario en España?

Publicado: Miércoles, 01 Febrero 2023

Compraventas, herencias, hipotecas, divorcios, expropiaciones… A lo largo de la vida, existen multitud de situaciones en las que puedes necesitar los servicios de un tasador inmobiliario. Los tasadores, como seguramente sepas, son profesionales que se dedican a analizar y certificar oficialmente el valor de los bienes inmuebles (pisos, viviendas, locales comerciales…).

Lo que es posible que no sepas es que un tasador inmobiliario puede o no ser un tasador homologado. Un tasador es un perito, es decir, una persona con la formación y experiencia que lo autorizan a realizar valoraciones de bienes.

Cuando, además, está homologado, significa que se trata de un perito independiente validado por una sociedad de tasación homologada por el Banco de España. Su actividad está, por tanto, regulada por esta entidad.

Sus funciones son las que te imaginas: realizar informes y certificados de tasación de bienes inmuebles para operaciones hipotecarias o financieras reguladas.

También hay otros tipos de peritos, como los tasadores judiciales (a los que se recurre, por ejemplo, en situaciones de embargo judicial de bienes) o los tasadores de seguros, que valoran los bienes asegurados por las pólizas.

¿Quién puede tasar una propiedad?

La respuesta es: una propiedad inmobiliaria la pueden tasar tanto peritos homologados como no homologados.

La diferencia estriba en el tipo de servicio que necesitas: si, por ejemplo, estás pensando en vender tu piso y simplemente quieres saber qué precio ponerle, te bastarán los servicios de un tasador inmobiliario convencional.

Sin embargo, si vas a pedir una hipoteca, necesitarás un tasador homologado, puesto que solo ellos pueden llevar a cabo tasaciones de garantía hipotecaria. Otros ejemplos de operaciones en las que la tasación homologada es obligatoria son las expropiaciones o los concursos de acreedores.

En algunos casos, como en el ejemplo anterior en el que buscas vender tu casa, la tasación será opcional o voluntaria. Sin embargo, para pedir una hipoteca, la tasación del bien será un requisito obligatorio.

¿Cómo ser tasador homologado?

Lo primero que debe tener cualquier persona que quiera dedicarse profesionalmente a la tasación de bienes es la formación necesaria, que en el caso de esta profesión abarca muy diversas áreas, algunas de las cuales son:

  • Leyes urbanísticas
  • Diversidad de situaciones jurídicas por regiones
  • Conocimiento de estudios de mercado
  • Conceptos arquitectónicos
  • Terminología y nomenclatura profesionales
  • Métodos de valoración
  • Dominio de matemáticas financieras y herramientas informáticas

Cualquier persona que aspire a convertirse en tasador inmobiliario homologado debe tener tanto la determinación como la capacidad de realizar valoraciones objetivas e independientes. El proceso de tasación puede ser largo, puesto que conlleva diferentes fases: investigación, análisis urbanístico, y financiero, consultas legales… Por tanto, el rigor y la transparencia son fundamentales a lo largo de todo el proceso.

Otro aspecto importante es que solo determinadas profesiones pueden acceder a la formación que permite convertirse en tasador homologado: los ingenieros, arquitectos, arquitectos técnicos y aparejadores, y en algunos casos (aunque con menor frecuencia), economistas y abogados. Quienes no tengan ninguna de estas titulaciones aún pueden convertirse en tasadores inmobiliarios, pero no homologados.

Aun así, puede merecer la pena convertirse en tasador no homologado, dado que los tasadores inmobiliarios son muy demandados en todo caso: cualquier operación que implique un inmueble requerirá que se lleve a cabo una valoración del mismo.

El proceso de homologación se lleva a cabo en las sociedades de tasación, que ponen a disposición de los aspirantes un curso que estos deberán superar para convertirse en tasadores homologados. Ahora mismo, en España hay treinta y dos empresas de tasación homologadas que se agrupan en la Asociación Española del Valor (o por sus siglas, AEV). Cada una tiene su propio ámbito de actuación territorial.

La homologación implica, además, una garantía adicional de objetividad y transparencia. La norma ECO establece las siguientes restricciones en las que ningún tasador inmobiliario homologado podrá incurrir:

  • Valorar bienes de la entidad a la cual pertenecen
  • Valorar bienes de los accionistas, administradores o cargos directivos de dicha entidad
  • Valorar bienes de sus propios familiares, hasta el segundo grado de consanguinidad

¿Cómo contratar un tasador inmobiliario fiable?

Hasta ahora, te hemos contado cómo ser tasador homologado. Sin embargo, puede que lo que te interese no sea tanto convertirte tú mismo en uno, como saber dónde ir a buscarlo en caso de necesidad.

En este caso, tendrás que contratar los servicios de un tasador homologado a través de alguna de las sociedades de tasación que hemos mencionado antes. Los tasadores homologados no pueden actuar de forma independiente, ya que, como hemos explicado, su actividad está sujeta a regulación y supervisión por parte del Banco de España. Esto asegura que el procedimiento de tasación se hará según la normativa vigente y con las más absolutas garantías de transparencia y objetividad.

Seguramente te interesará saber que, además, según la legislación actual, las entidades financieras están obligadas a aceptar cualquier tasación homologada que les presente un particular. Como probablemente sepas, los bancos tienen sus propios tasadores que efectúan las valoraciones de los bienes sujetos a operaciones financieras (por ejemplo, hipotecas).

Pues bien: cualquier ciudadano que quiera, por ejemplo, contratar una hipoteca, puede pedir su propia tasación del inmueble que quiere comprar y aportarla al banco, y este estará obligado aceptarla si se trata de una tasación homologada.

Las tasaciones homologadas, aparte de tener un coste, tienen una validez de seis meses una vez emitidas: pasado ese plazo, será preciso solicitar una nueva valoración.

Conclusión

Por último, hoy en día es posible solicitar tasaciones de inmuebles online, lo cual supone indudables ventajas, como el ahorro de tiempo y la practicidad. Únicamente, ten en cuenta que también en internet deberás recurrir preferentemente (y según la operación, obligatoriamente) a los servicios de sociedades homologadas, que tendrán un coste aparejado. Por motivos obvios, te recomendamos que desconfíes de cualquier tasación que se ofrezca gratis.