Atrás

Alquiler con opción a compra, todo lo que debes saber

¿Comprar o alquilar una vivienda? Si estás en esa encrucijada, debes tener en cuenta que hay múltiples factores que debes considerar, pero en este artículo ponemos más difícil tu decisión. ¿Por qué elegir uno si puedes tener los dos? Es lo que sucede con el alquiler con opción a compra, una modalidad inmobiliaria que gana adeptos cada año. ¿Quieres conocerla?

Este tipo de artículo inmobiliario tiene algunas claves importantes a considerar, aunque tiene muchas ventajas tanto para inquilinos, como para profesionales inmobiliarios y, por supuesto, para los propios dueños de las propiedades.

¿En qué consiste?

Consiste en un contrato mixto o doble compuesto por dos subcontratos. Dicho así no suena nada sencillo, pero aquí te lo explicamos. Básicamente son dos contratos en uno. En el primero se definen las condiciones del alquiler de la vivienda y en el otro, las de compra.

En el primer contrato o subcontrato, se estipula la temporalidad del alquiler o arrendamiento (suele ser entre dos y cinco años). En el segundo, comienza cuando finaliza el plazo de alquiler y el inquilino paga la cantidad estipulada originalmente por la adquisición de la casa, convirtiéndose ya en propietario. Eso sí, a ese precio pactado se le descuentan los meses de alquiler pagados hasta el momento.

Aunque ha existido desde hace tiempo, no era una opción muy demandada. La estabilización de los precios en nuestro país después de muchos años de caídas es lo que ha destapado esta posibilidad.

¿Qué debes contemplar en la firma?

Es importante confiar en los expertos para acceder a un contrato de este tipo, revisar las condiciones con un abogado y tener la seguridad de que se va a poder pagar todo correctamente.

Sobre el arrendamiento

  • Descripción de la propiedad y el uso al que se destina.
  • Plazo al que el inquilino se compromete. Este puede ser superior al que se otorgue para ejercer la opción de compra, pero no menor al que obliga la ley.
  • Fecha en la que comienza a correr el alquiler (puede ser diferente a la que aparezca en la firma del contrato).
  • Precio de la renta, forma de pago y actualización de este.
  • Fianza y su aplicación posterior al precio final pactado de la compraventa.
  • Indemnizaciones en caso de no cumplir el contrato de alquiler.
  • Responsabilidad y obligaciones varias como el pago de gastos comunitarios, servicios y cualquier tipo de reforma del lugar.

Sobre la adquisición

  • Concesión al inquilino para que pueda decidir de manera unilateral si adquiere o no el inmueble sobre el que se acordó un alquiler.
  • Plazo concreto para que el arrendatario y el optante puedan ejercer su derecho de compra. Este plazo no puede ser superior al del alquiler que se acuerde, pero sí inferior.
  • Precio pactado para la adquisición posterior.
  • Concepto de prima de opción, es decir, una señal de compraventa, con las penalizaciones en caso de no cumplir con la adquisición por parte del optante.
  • Cantidad que debe aplicarse de lo que ya se pagó de alquiler.

El alquiler con opción a compra es una opción perfecta para lograr más seguridad transaccional entre todas las partes involucradas. Si estás buscando vivienda, considera esta opción.